El colágeno es un componente fundamental de nuestros tejidos. Fabricado por nuestras propias células, a medida que envejecemos la producción de colágeno va disminuyendo. De ahí que se produzcan arrugas y falta de firmeza en la piel. Otra consecuencia de la falta de colágeno es el dolor en las articulaciones. ¿Cómo podemos evitar esto? Una de las maneras de incorporar colágeno al organismo es a través de los alimentos que ingerimos. Veamos cuáles son las principales fuentes.

Alimentos con colágeno

Al ser una proteína de origen animal, solamente contienen colágeno los alimentos como la carne y el pescado. Por ejemplo, las patas de cerdo, el salmón, el bacalao, el cordero, de los que el colágeno es un componente importante. Al calentar estas carnes, notarás que sueltan un líquido algo pegajoso, esto no es otra cosa que colágeno. Por cierto, también es buena fuente la gelatina de origen animal.

Alimentos que favorecen la producción de colágeno

Ingiriendo alimentos ricos en vitamina C, como cítricos, kivi, pimientos, perejil, espinaca, tomate, fresas, etc. ayudarás a tu organismo a producir más colágeno para tus tejidos. También son muy favorables los productos lácteos.